La píldora abortiva RU-486

La RU-486




¿Qué es la RU 486? ¿Quién la elaboró? ¿Cuándo se descubrió? ¿Cómo se presentó? ¿Por qué tiene tanto atractivo para los partidarios del aborto? ¿Cómo se utiliza? ¿En que casos aconsejan no utilizar la RU los partidarios de la misma? ¿Qué efectos colaterales tiene? ¿Y qué podemos decir desde el punto de vista social? ¿Y moralmente? ¿Cómo está en España la situación?

 ¿Qué es la RU 486?

Su nombre genérico es Mifepristona. Es una hormona sintética que bloquea la progesterona (hormona indispensable para que se mantenga el embarazo). El hijo concebido no puede continuar su desarrollo normal en el útero de la madre porque la RU 486 impide su fijación y provoca su expulsión, por lo que produce su muerte (aborto).

Podemos decir que es una "antiprogesterona". La progesterona facilita la implantación del óvulo fecundado pero hace que las células de la matriz sinteticen y almacenen glucógeno, sustancias alimenticias, también promueve el crecimiento de vasos sanguíneos y facilita la relajación para que no haya contracciones. Asimismo aumenta la firmeza del cuello del útero y la cierra para que no pueda expulsarse el embrión. Es decir, prepara a la madre para que su hijo, que ha comenzado su andadura vital, pueda seguir adelante.

La RU-486 hace el efecto contrario. Si se administra antes de la implantación impide que se hagan los cambios necesarios y se cree en el endometrio ese ambiente rico en sangre para que se implante el embrión. Si se administra después bloquea la actividad secretora del endometrio y erosiona la pared produciendo el desprendimiento del embrión. Además aumenta las contracciones y reblandece y dilata el cuello para que sea más fácil la expulsión.

Por consiguiente, es un abortivo tanto si se administra antes como después de la implantación.

¿Quién la elaboró?

El Dr. Georges Teusch que junto con Daniel Philibert eran investigadores de la compañía francesa RousselUclaf, de ahí el nombre RU, (filial de la multinacional farmacéutica alemana Hoechst). El consejero científico de este laboratorio, Dr. Beaulieu convenció al entonces presidente del consejo de supervisión Dr. Sakiz para seguir estudiando la sustancia (eso hizo que equivocadamente se le haya atribuido la "paternidad" de la misma).

En 1988 se suspendió la distribución en Francia por una protesta pública, pero se volvió a poner en circulación porque el gobierno francés tenía el 36% de las acciones de la Roussel/Uclaf. En 1989 se prohibió la importación en EE.UU.  

En 1993 Clinton instó a que se comercializara. En 1994, por las dificultades de comercialización la Roussel/Uclaf cedió gratuitamente los derechos de distribución a la Population Council, organización de planificación familiar sustentada por la Naciones Unidas y por fundaciones como Rockefeler. Se encargó una empresa húngara de su fabricación, pero esta también desistió. Ante la posibilidad de un boicot y calculando los beneficios que traería la RU en comparación a lo que se perdería con el boicot, la Hoechst cedió gratuitamente los derechos al Dr. Sakiz quien creó una firma que solo fabrica la RU, ningún otro producto más.

¿Cuándo se descubrió?

 En 1980, aunque la experimentación humana se comenzó a practicar en 1982. En España en concreto se probó en Valencia en el Hospital General en 1985.

Entre 1982 y 1988, que fue el período de prueba hasta que se autorizó se detectaron utilizaciones ilegales y comercio en Francia, Paises Bajos, Gran Bretaña, Italia y otros.

¿Cómo se presentó?

La RU 486 se presentó como una alternativa moderna y segura del aborto quirúrgico y como un posible medicamento para el tratamiento de enfermedades como: cáncer de mama, ciertos tumores cerebrales y síndrome de Cushing, un trastorno de la glándula pituitaria. Sin embargo la National Cáncer Institute (NCI) afirmó que la RU no ofrece nada que pueda suponer ventajas sobre las otras terapias ya en uso, y la ARC y la Liga Nacional (asociaciones francesas para la investigación contra el cáncer) suspendieron sus ayudas. La AMA (American Medical Association) investigó sus posibilidades terapéuticas y sacó la conclusión de que no hay pruebas sustanciales para afirmar que la RU 486 pueda servir de tratamiento efectivo para determinadas enfermedades.

¿Por qué tiene tanto atractivo para los partidarios del aborto?

Tiene mucho atractivo porque se ve como «una forma de eliminar el "problema" sin pasar por el quirófano». Sus defensores afirman también que disminuye los traumas psíquicos que el aborto quirúrgico produce (están reconociendo que éstos existen) y piensan también que así se salva la dificultad de que la mayoría de los médicos en España no quieren practicar el aborto.

Sin embargo los psiquiatras afirman que esos traumas no disminuyen, pues además de los que ya lleva consigo cualquier aborto, que son ciertamente muy serios, se añade que la mujer vive sola la total responsabilidad que supone eliminar paulatinamente el feto durante varios días (el tiempo mínimo de expulsión son 72 horas).

Tampoco se evita totalmente la posibilidad de ingreso en un quirófano, pues en los casos que no actúa puede ocurrir que el feto no sea expulsado y en ese caso hay que practicar el legrado.

También puede ocurrir que el embarazo continúe y el niño nazca con defectos congénitos más o menos graves ya que la RU actúa durante las primeras semanas del embarazo que son fundamentales para la correcta formación de los órganos del cuerpo. En algunas clínicas donde se ha ensayado el aborto con esta píldora obligan a las mujeres a firmar un documento autorizando a practicar un aborto quirúrgico sino se produce con la RU.

Asimismo se producen a menudo hemorragias abundantes que obligan a acudir al centro hospitalario.

¿Cómo se utiliza?

Se administran tres comprimidos de mifepristona. Entre las 36 y 48 horas siguientes se completa con la ingestión de prostaglandina. Esto provoca el aborto en el 95% de los casos, cuando se administra hasta las 6 ó 7 semanas de gestación.

Hace falta realizar entre tres y cinco visitas separadas al centro antes de la toma de la RU y al menos son necesarias dos ecografías (una previa y otra posterior para comprobar que la expulsión ha sido completa).

¿En que casos aconsejan no utilizar la RU los partidarios de la misma?

Embarazos no confirmados .

Sospecha de embarazo extrauterino.

Si han pasado 50 días del comienzo de la menstruación.

Si hay contraindicaciones a la prostaglandina. Tratamientos prolongados con corticoides.

En casos de insuficiencia suprarrenal, problemas de coagulación o tratamiento anticoagulante, insuficiencia renal, insuficiencia hepática, diabetes tratada con insulina ...

Antecedentes asmáticos, bronquitis crónica, antecedentes cardiovasculares, hipertensión...

Deben abstenerse de tabaco y alcohol los días que están utilizando el método abortivo. ‑El riesgo aumenta con la edad.

¿Qué efectos colaterales tiene?

Tomados del prospecto que se da a las usuarías francesas:

Dolor: En ocasiones, durante unos 10 días y exige analgésicos fuertes.

Hemorragias de unas dos semanas de duración que pueden hacer necesario un tratamiento de urgencia, como una transfusión y por tanto debe acudir a un centro hospitalario. Los sangrados no son prueba de la eficacia conseguida (recordemos que el método no es "eficaz" en un 100% de las veces).

Retención del feto.

Complicaciones muy graves (5 cada 1.000 casos).

Algunas muertes.

Problemas psicológicos (ya mencionados).

Efectos teratogénicos (malformaciones) si continúa el embarazo (nunca se ha lanzado la campaña de un medicamento conociendo este efecto).

Por todo esto, se restringe a uso hospitalario (no se cumple ya la perspectiva de utilización individual).

¿Y qué podemos decir desde el punto de vista social?

Es una falsa ayuda para la mujer, que se encuentra en situación difícil. Es un arma de aparente fácil uso e imposible retroceso.

Terceras personas mediante el engaño, la coacción, el alcohol o la droga pueden hacer abortar a la mujer sin su consentimiento.

A pesar del control burocrático y administrativo en hospitales es ilusorio pensar que no se va a producir un comercio ilegal de enormes proporciones, como ocurre con drogas prohibidas que cruzan fronteras y entran incluso en cárceles y hospitales.

Si los riesgos y contraindicaciones son serios en países industrializados, la peligrosidad se hace más extrema en los sanitaria mente subdesarrollados.

¿Y moralmente?

Se pretende quitar importancia al hecho intentando convertirlo en algo banal, pero aunque se disminuyeran los problemas de tipo físico y psicológico para la mujer, eso no quitaría gravedad al hecho del aborto, que es eliminar una vida humana.

"La píldora ahora produce un proceso que permite que el aborto se parezca a un anticonceptivo. En otras palabras, tiende pura y simplemente a insensibilizar la conciencia sobre el a cto en sí y sobre su gravedad": C. Decustray.

Ante una situación tan grave, se requiere más que nunca el valor de mirar de frente a la verdad y de llamar a las cosas por su nombre, sin ceder a compromisos de conveniencia o a la tentación de autoengaño". Juan Pablo II.

¿Como está en España la situación?

En noviembre de 1997 la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados aprobó por unanimidad una proposición de ley para comercializar este fármaco y que se importe como producto extranjero. La aprobación y registro por parte de las autoridades españolas parece que no se producirá hasta el verano de 1999.

Hay además una seria consecuencia en toda la problemática del aborto: a la conciencia le cuesta distinguir cada vez más entre el bien y el mal, pues en los atentados contra la vida hay todo un proceso de mentalización en el que se pretende que se vean como normales y hasta caritativas algunas acciones.

 

Fuentes bibliográficas: prospecto de la RU‑486;

Dimensión de Vida, N° 33, año VIII; informe del

Dr. Justo Aznar, jefe del Departamento de

Biopatología Clínica del Hospital La Fé (Valencia)

 ADEVIME (Salamanca)

  La píldora abortiva RU-486    arriba